Valles de bolivia
 

 
Valles de bolivia
Imagen
valle de los Yungas

SIGNIFICADO DE LA DANZA DE LOS DIABLOS


El hombre, sujeto de su entorno físico, tiene que adaptarse, necesariamente en términos de tiempo histórico, a las cambiantes características de su mundo. La danza , igual que el mito, es un gran recurso para esta adaptación.

Es una danza ritual que rememora siempre un tiempo pasado, trascendental para el grupo:

"Los ritmos coreográficos tienen un modelo fuera de la vida profana del hombre;

ya que reproduzcan los movimientos del animal totémico o emblemático(...)una

danza imita siempre un acto arquetipo o conmemora un momento mítico (Eliade 1989).

La danza recupera el tiempo sagrado, la danza de los diablos de ORURO es la recuperación del tiempos sagrados andinos y occidentales; estos últimos, con la propiedad cristianos.

La danza llega a interpretar en sus coreografías al contoneo de la serpiente y saltos de sapos o diablos salidos del averno...

La danza también interpreta en control del ángel (el bien) que tiene en los diablos (el mal), por ser este el guía de estas tropas.

Ya en la colonia , la afluencia de grupos danzantes nativos hacia Potosí era un hecho. Para algunas celebraciones, entre ellas las del carnaval, concurran los indígenas de las provincias orureñas de Carangas y Paria, desde muchos pueblos de estas. Los indígenas aprovechaban la ocasión para visitar a sus familiares que estaban cumpliendo con la obligación de la mita. Ya se habían organizado en grupos de diablos danzantes.

La danza de los diablos resulto ser la conjunción de expresiones coreográficas andinas y aquellos de origen español.

ENTIÉNDASE QUE ESTOS GRUPOS YA EXISTÍAN, PERO NO RESPONDÍAN A UNA ORGANIZACIÓN INSTITUCIONAL.


Santa Cruz
imagen

Esta ciudad, que corresponde a la capital del departamento que lleva el mismo nombre, se caracteriza por su clima tropical, debido a que ocupa una extensa zona del llano oriental boliviano, entre los bosques lluviosos del Amazonas y las tierras altas del Chaco. Las lluvias no son abundantes, pero durante el verano el clima caluroso puede durar varios días. A esta zona pertenece el que es considerado el mejor aeropuerto del país ya que se encuentra a solo 417 metros de altura convirtiendo a Santa Cruz en la principal puerta de entrada a Bolivia. Con una superficie de 320.000 Km 2 de los cuales sólo un tercio comprende una región montañosa y el resto se extiende sobre la planicie amazónica, tiene una de 1.364,389 habitantes (censo 1992).
Santa Cruz de la Sierra fue fundada en 1561 por el capitán español Ñuflo de Chavez y de aquella época se conserva lo que se denomina como casco viejo de la ciudad, paisaje que se ha visto modificado con modernos edificios y un tráfico estresante que se debe al gran desarrollo económico que ha sufrido la ciudad en estos últimos años.




Pantanal
imagen

El Pantanal es una de las áreas inundadizas más grandes del mundo. Aunque gran parte se comparte con Brasil, además de Paraguay, otra, más pequeña, pero no menos importante se extiende hacia Bolivia, mas o menos un 10% del area total del Pantanal. La zona boliviana se ubica al este del departamento de Santa Cruz. Pese a que la atención mundial se ha centrado en los esfuerzos de conservación del Brasil, el Pantanal boliviano puede tener una mayor importancia biológica debido a la existencia de grandes extensiones de cerrado y bosque secos no intervenidos, que forman la periferia occidental de esta región. No obstante, el area que comprende Otuquis y San Matías, severamente manipulada por el hombre, paso a formar parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas en el año 1997.

El establecimiento de una red de reservas y un parque nacional podrían hacer posible la protección de una gran parte de la biodiversidad. La porción boliviana del Pantanal sigue siendo prácticamente inaccesible y desconocida debido a la falta de infraestructura hotelera y de transporte. Existe, sin embargo, un gran potencial para el desarrollo turístico que, cuidadosamente controlado, podría ser de gran beneficio para la economía de la region. Puerto Suárez y Quijarro son las poblaciones que ofrecen servicios en la parte sur del pantanal y San Matías en la parte norte. En la zona sur existe un hotel de 5 estrellas y hotelería turística en desarrollo continuo amén de los servicios que se encuentran en la cercana población de Corumbá.

A orillas de Puerto Suárez se extiende la Laguna Cáceres, con abundante pesca y canales de salida hacia el río Paraguay donde es fácil observar una gran concentración de Yacarés, Tuyuyús, Capiguaras y otros animales. A pocos kilómetros de Puerto Suárez se encuentran las Cuevas de Motacucito, en cuyo interior se pueden observar estalactitas y estalagmitas. Hacia el sur está la imponente serranía de Mutún, la más importante concentración de hierro y magnesio del mundo. El lugar se caracteriza por la biodiversidad de sus recursos naturales, los cuales debido a procesos naturales, crecida de ríos y al efecto pantanal de sus tierras, ha creado este ecosistema, caracterizado por su planicie y ligeras ondulaciones.

La Fauna de la zona nos entrega bellísimos paisajes enmarcados por la exuberante selva de vegetación boscosa, riberas cubiertas por alfombras de camoletes, plantas acuáticas pantedercéceas abundantes en orillas de ríos, arroyos, lagunas, que generalmente están con hojas y flores flotantes. La fauna se caracteriza por la presencia del mono araña, jaguar, zorro de monte, ciervo de los pantanos. Su clima es benigno por encontrarse a una altura promedio de 350 metro sobre el nivel del mar, la temperatura varia de 12º C a 24º C, con cambios estacionales a veces significativos.

Parque Nacional Madidi
imagen

Tras el informe de Conservation International, del año 1990, que reconocía en la región de Madidi el bosque húmedo más diverso de Bolivia, el Gobierno de este país andino contrató, en 1992, a un equipo de expertos para que establecieran los límites de un futuro Parque Nacional que se declaró oficialmente como tal el 21 de septiembre de 1995 a través del Decreto Supremo 24123. Con una superficie de 18.957 km2, se encuentra ubicado entre las provincias Franz Tamayo e Iturralde, al norte del Departamento de La Paz. Limita con otros Parque Nacionales como el Manuripi Heat, el Area Natural de Manejo Integrado Apolobamba y la Reserva de la Biosfera Pilón Lajas. Limita al oeste con la frontera de Perú y se extiende, hacia el este, por las estribaciones de la cordillera de Los Andes, adentrándose en la región amazónica. Es catalogado por la Revista National Geographic como una de las más inmensas reservas mundiales de biodiversidad. Con un clima tropical y húmedo, en este parque se encuentra uno de los bosques más ricos de Bolivia. Además, en la zona se han registrado 988 especies, aunque su cuantificación no ha sido completada.

La región andina del Parque está surcada por multitud de ríos que nacen en las estribaciones de la cordillera y recorren el área con una dirección, por lo general, oeste-este. Los ríos Madidi y Tuichi, afluentes del Beni, son los más caudalosos y son los referentes principales al momento de hablar del parque. En sus alrededores viven dos comunidades indígenas: los tacana que, originarios del norte de Bolivia, habitan sobre todo en áreas del bosque montano de la zona Ixiamas y Tumupasa y en el pie de monte de la Serranía de Tutumo y los quechua, un grupo ampliamente disperso por la cuenca amazónica, que viven en las riberas del río Tuichi y cerca de Apolo. Algunas comunidades araona, originarios como los tacana de la región del Pando y Beni, habitan en los bosques lluviosos de tierras bajas, en el centro del Parque, en las orillas del Madidi, lo que hace un total aproximado de 1700 habitantes.

Un sector de la población indígena, la que se encuentra cercana al río Tuichi, llegó a un acuerdo especial con la UNESCO y se les permitió utilizar los recursos naturales del bosque. El parque, también, ha sido considerado para la exploración y más tarde explotación de petróleo y para la creación de una central hidroeléctrica en el río Beni.


La flora y vegetación de la zona está íntimamente relacionada con su variación altitudinal y escarpada orografía, por lo tanto, se pueden mencionar, entre otros, los siguientes tipos de hábitat: Nieves permanentes, Puna, Bosque de niebla, Bosque tropical seco, Bosque tropical lluvioso amazónico, Sabanas o pampas. Se estima que el 11% de todas las aves del mundo se dan cita en estos parajes, con un total de unas 1000 especies y que son comunes en la zona ciertos mamíferos de gran tamaño, raros o difíciles de ver en otras áreas montañosas o amazónicas, como el jaguar (Felis pardalis), el oso de anteojos (Tremarctos ornatus) el tapir o danta (Tapirus terrestris) o varias especies de primates.

Estudios llevados a cabo en los alrededores de Rurrenabaque y en los bosques de montaña de la Reserva de Pilón de Lajas, al sudeste del parque, o los publicados sobre la Reserva de Tambopata (Perú), al noroeste del mismo, permiten aventurar que el número de especies de plantas vasculares del Parque debe superar las 5000, el de musgos y hepáticas las 800 y el de hongos es incalculable, dada la ausencia total de datos para esta region
Parque Nacional Noel Kempff
imagen


Declarado inicialmente como Parque Nacional Huanchaca de Flora y Fauna, mediante DS 16646 del 28/06/1979. Por Ley 978 del 04/03/1988 cambia de nombre a Parque Nacional Noel Kempff Mercado, mediante DS 21997 del 31-08-1988 se amplía por primera vez la superficie del Parque, DS 24457 del 23-12-1996 decreta la segunda ampliación de los límites del Parque.


Se encuentra en el Noroeste del departamento de Santa Cruz y en la zona limítrofe con Brasil, con una extension de 1.6 millones de hectáreas. El parque debe su nombre al distinguido biólogo boliviano Noel Kempff Mercado, quien originalmente, había gestionado frente al gobierno la creación del parque, pero fue trágicamente asesinado el 5 de Septiembre de 1986. Es, entonces, que en 1988 el Parque Nacional Huenchaca cambia oficialmente de nombre y pasa a llamarse Noel Kempff Mercado.


De incomparable belleza e inmensa variedad de especies de fauna y flora todavía intactas en su hábitat original, el Parque se encuentra donde se reúnen dos de los más importantes ecosistemas de Sudamérica: los bosques del Amazonas y las pampas del Escudo Precámbrico. Se cree que, en virtud de su singular situación biogeográfica, el parque Noel Kempff alberga uno de los mayores niveles de diversidad biológica del planeta, gran parte del cual ha desaparecido de otros parajes, más accesibles, de la cuenca amazónica.

La meseta principal, Caparú, que ocupa el parque se eleva hasta los 980 metros sobre el nivel del mar y baja hasta la llanura circundante en forma abrupta por sus imponentes farallones que la protegen. Colindante con el parque está la reserva biológica de la Laguna Bahía con gran riqueza de avifauna y la presencia de caimanes negros de gran porte. Dentro del parque se han registrado más de seiscientas especies de aves.


El campamento principal del parque se llama Flor de Oro y es, además, uno de los dos principales polos turísticos de la zona. Esta situado entre el río Iténez y una pequeña pampa. En el río y sus bahías se ven muchas especies comunes de aves acuáticas y algunos mamíferos.
En el centro del parque se puede visitar el campamento Los Fierros y segundo polo. Este campamento permite la observación de variadas especies de aves, las cataratas El Encanto y la Discordancia, además tiene posibilidades de pesca deportiva y navegación fuera del parque por el río Paraguá. Alrededor del campamento y de la pampa en Los Fierros hay bosques de varios tipos, que son más ricos en aves que los bosques en Flor de Oro.


En general se puede apreciar que aquí conviven cinco tipos diferentes de ecosistemas: Bosque Subhúmedo del Escudo - único en Bolivia-, zonas de Bosque Húmedo Estacional del Escudo en tierras bajas, Bosque Ribereño, transiciones al Bosque semideciduo del Escudo y las Sabanas del Cerrado en excelente estado de conservación. Tradicionalmente la zona ha sido utilizada para la explotación de goma.


La flora del parque es rica en diversidad de formaciones vegetacionales y extremadamente interesante. Destacan especies de importancia económica como la mara, el roble, el cedro, la goma, varias especies de palmas como el asaí o palmito, además de una importante diversidad de especies de orquídeas y comunidades florísticas típicas del Cerrado.


Lo que respecta a la fauna el área está habitada por especies silvestres, que se encuentran amenazadas en otras regiones del país, como la gama o ciervo blanco, venados, el anta. Entre los felinos se encuentra el jaguar, el tigrecillo y existen reportes de jaguares melánicos. De las 8 especies de primates destacan el mono titi, el marimono y el manechi.


Misiones Jesuiticas
imagen

Es un circuito que recorre las tierras bajas del oriente de Bolivia. Esta zona, de gran riqueza cultural e histórica, esta compuesta de siete pueblos, San Javier, Concepción, San Ignacio de Velasco, Santa Ana, San Miguel, San Rafael y San José de Chiquitos, conocidos como las Misiones Jesuíticas. Su nombre se debe a la región indígena de Bolivia donde los jesuitas españoles desarrollaron buena parte de la evangelización en la época de la colonia, en los siglos XVI y XVII, por lo que en 1992 fue incluida en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Las mayores atracciones de esta zona son sus iglesias, verdaderas joyas arquitectónicas cuidadas por pueblos que aún poseen interesantes manifestaciones culturales de la época misional, las cuales representaban la voz cristiana en medio de este mundo salvaje. Esta región permaneció oculta por más de dos siglos hasta la realización de la película "La Misión", la cual despertó el interés en la zona y la hizo mundialmente conocida. Hoy es posible apreciar la belleza de la arquitectura religiosa, gracias al arquitecto alemán Hans Roth y a su equipo de expertos, que restauraron en estas centenarias iglesias misionales, el esplendor de antaño. El otro gran atractivo que tiene la zona es el Festival de Música Barroca y Las Fiestas Religiosas (Semana Santa y el Corpus Christie), que nos transportan a la época con sus vestimentas y los instrumentos construidos por los propios habitantes de la región. Recorrer el circuito en su totalidad toma cinco o seis días, tiempo suficiente para apreciar, además de la arquitectura, su paisaje de extensas llanuras tropicales y de suaves ondulaciones de terreno conocidas como lomeríos.